Como cada año la Iglesia recibe de los contribuyentes a través de la “x” de la declaración de la Renta una cantidad de dinero para realizar su misión. Al mismo tiempo la Iglesia se compromete a dar cuenta de las actividades realizadas. Fruto de este trabajo es la Memoria de Actividades de la Iglesia.

Memoria de actividades 2015

Memorias Anteriores